Chichén Itzá, ciudad prehispánica

Chichen Itza

A los pies de la gran pirámide escalonada consagrada a Kukulkán, en Chichén Itzá, el mundo parece venírseme encima. No es el número de escalones, no es su altura, ni siquiera su pendiente tan vertical: es su Historia, es la magia mística que parece desprenderse de cada una de sus piedras. Respiro hondo y comienzo mi subida, lenta pero al mismo tiempo vertiginoso. Poco después he de asistir a uno de los mayores espectáculos mágicos que cualquier monumento del mundo pueda dar: el del descenso de la Serpiente Emplumada que sólo dos veces al año puede verse, con cada equinoccio, el 21 de marzo y el 22 de septiembre. Sólo en esos días es cuando entre las sombras del atardecer el Sol proyecta sus rayos sobre la pirámide. Y entonces, en un juego de luces casi fantasmal, siete triángulos de luz descienden serpenteantes por la ladera norte hasta llegar al suelo. De fondo, los cánticos de las muchas sectas religosas que acuden en estos dos días, hacen el coro en un instante tremendamente espiritual pero, al mismo tiempo, casi aterrador.

Chichén Itzá estuvo influenciada por la civilización tolteca allá por el siglo X, aunque su fundación data de casi cinco siglos antes, entre los años 435 y 455 d.C. Es de este tiempo cuando perduran algunos de sus monumentos; no obstante, con la migración del siglo IX y luego la llegada de los toltecas se produjo una fusión de ambas culturas y comenzó a convertirse en un importante centro comercial, cultural y religioso.

Se desarrolló en Chichén toda una sociedad politeísta y una religión que adoraba a numerosos dioses para los que había que crear altares, centros ceremoniales…

En su complejo monumental hay mucho que ver, pero sobre todo hay que destacar:

– La Gran Pirámide de Kukulkán, de la que os hablé nada más comenzar, que es una pirámide escalonada de fuerte pendiente, 55 metros de ancho de base y 24 metros de altura. En la cima está el templo con el altar donde se celebraban las ceremonias y sacrificios, mientras en la base, en la cara norte, hay dos cabeza de serpientes emplumadas. También la conocemos como “el Castillo”.

El templo de los Guerreros, situado al oriente de la gran Plaza, dedicada al dios Chac Mool y rodeada por mil columnas.

El observatorio, el conocido como “el Caracol”, una torre que se erigió sobre dos plataformas rectangulares y que fuera utilizada en materias astronómicas. Este monumento es uno de los más importantes por la sencilla razón de que la exactitud de sus calendarios aún hoy día sigue sorprendiendo a propios extraños por el conocimiento que una civilización antigua tenía de las estrellas.

El Cenote Sagrado donde se arrojaban las ofrendas y sacrificios. Con 65 metros de diámetro y 5 de profundidad, en su día, cuando fue dragado, en su interior se encontraron restos humanos procedentes de esos sacrificios.

El Juego de Pelota, es una amplia superficie de 170 metros cuadrados en cuyas paredes hay unos aros de piedra por la que se supone había que pasar una pelota sin usar las manos. Se encontraron grabados antiguos en los que se observa cómo juegan a este juego pero con cabezas humanas…

Chichén Itzá se encuentra a unos 200 kms. de Cancún, en la Península del Yucatán y se considera una de las Siete Maravillas del Mundo.

LA CIUDAD PREHISPANICA DE CHICHEN ITZA

  • Año de su inclusión en la lista de Patrimonios: 1988
  • Localización: en el estado de Yucatán
  • País: México

Tags:

Category: Patrimonios de America

Imprimir


Comentarios (3)

Comentarios RSS Feed

  1. Maira I. dice:

    CHICHEN ITZA FUE CAPITAL DE LA CIVILIZACIÓN TOLTECA??? NO DE LA MAYA??? :O

  2. Ixbalanquè dice:

    El nivèl arquitetònico y astronòmico mostrado por esta civilizaciòn es infinitamente suprior a lo que pueden alcanzar hoy la nas o cualquier intituciòn quese dedique a ello,

  3. Javier Gómez dice:

    Hola, Maira:

    Por sus origenes y evolución, evidentemente, Chichén Itzá está asociada a la cultura maya. No obstante, muestra en toda su arquitectura grandes influencias de la civilización tolteca.

    Saludos

Deja tu comentario