Arte paleocristiano y bizantino en Rávena

San Vital de Ravena

La historia y la cultura que guarda la ciudad italiana de Rávena es una auténtica maravilla. No sabía que, durante los siglos V al VIII, Rávena era la capital del Imperio Romano de Occidente. Gracias a ese poderío, hoy podemos descubrir un legado impresionante de aquellos siglos, un Patrimonio de la Humanidad único e inmortal.

Rávena se sitúa en el norte de Italia, capital de la provincia de la Emilia Romaña, apenas a 75 kilómetros al este de Bolonia. Cuando paseas por ella descubres que es totalmente cierto que la llamen la ciudad de los mosaicos. No en vano, posiblemente atesore los mejores mosaicos del mundo, que datan de los siglos V y VI.

Es ahí donde radica su esplendor, en los edificios religiosos paleocristianos y bizantinos, considerados Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO desde 1996. El Oratorio de San Lorenzo, también conocido como Mausoleo de Gala Placidia, es su monumento más insigne. Construido a principios del siglo V, cuenta con los mosaicos más antiguos de Rávena, y posiblemente de los mejores conservados del mundo.

Otro de los edificios paleocristianos más antiguos de Rávena es el Baptisterio Neoniano, construido a finales del siglo IV y principios del V. Hay otro baptisterio de la misma época en la ciudad, el de los Arrianos, construido un siglo más tarde que el Neoniano.Y es que el culto arriano se propagó a Rávena durante este época, algo que se puede ver con la Basílica de San Apolinar Nuevo, que en el siglo VI fue consagrada al culto católico.

Otra de las estructuras Patrimonio de la Humanidad en Rávena es la Capilla de San Andrés, construida a principios del siglo VI por el arzobispo Pedro II, una pequeña capilla muy íntima y recogida, pero con el mosaico de un enorme Cristo Triunfante.

Uno de los lugares que más turistas congrega es el imponente Mausoleo de Teodorico, construida en el año 520 por el propio rey para que sirviera como su morada eterna. Especialmente impactante es su curiosa cúpula de piedra calcárea.

De la primera mitad del siglo V es la Basílica de San Vital, construida en el lugar exacto en el que fue martirizado San Vital, en el siglo I. Hay que pasar al interior para descubrir sus magníficos mosaicos.

La última de las estructuras paleocristiana Patrimonio de la Humanidad en Rávena es la Basílica de San Apolinar en Classe. Su nombre le viene al estar situada precisamente en Classe, el puerto histórico de Rávena, a unos cinco kilómetros del centro de la ciudad. Construida en el siglo VI, destaca por los preciosos mosaicos del ábside.

Ya que estáis en Rávena, no podéis dejar de visitar la tumba de Dante Alighieri, situada en un templete de finales del siglo XVIII.

Ni que decir tiene que los amantes del arte antiguo, paleocristiano y bizantino, tendrían su paraíso en Rávena.

ARTE PALEOCRISTIANO Y BIZANTINO EN RAVENA

  • Año de su inclusión en la lista de Patrimonios: 1996
  • Localización: Rávena
  • País: Italia

Foto Vía Irea

Tags:

Category: Patrimonios de Europa

Imprimir


Comentarios (2)

Comentarios RSS Feed

  1. Vert dice:

    Permíteme que te corrija: Rávena fue la capital del Imperio Romano de Occidente…. Romano, no Otomano! Te lo digo más que nada porque la gente no se confunda ya que son dos imperios bien distintos. Pocos años después de la caída del Imperio Romano de Occidente, no tardó en ser conquistada por los ostrogodos y en el siglo VIII la conquistaron los lombardos.

    En el resto estoy totalmente de acuerdo contigo, Rávena es una ciudad excepcional y con razón sus obras paleocristianas son Patrimonio de la Humanidad.

    Saludos!

  2. admin dice:

    Hola, Vert:

    Tienes toda la razón del mundo. Lapsus corregido. Gracias por el apunte.

    Saludos.

Deja tu comentario