- Patrimonios de la Humanidad - https://patrimoniosdelahumanidad.com -

El Palacio de Verano, en Pekín

El Palacio de Verano, cuyos jardines ocupan una extensión aproximada de 300 hectáreas, también es conocido como el Jardín de la Salud y la Armonía. Se trata de un conjunto arquitectónico, que se comenzó a construir en el año 1750 por el emperador Qianlong. Tristemente, fue arrasado 110 años más tarde durante la conocida Guerra del Opio, en el que lucharon entre sí los rebeldes chinos y las tropas de Gran Bretaña, aunque fue reconstruido y ampliado a finales del siglo XIX por la emperatriz Cixi, quien lo utilizó como residencia veraniega durante un tiempo.

Situado a 12 km del centro de Pekín, la mayor parte de sus construcciones están a medio camino entre el lago y la colina llamada De la Longevidad y nos encontramos con todo tipo de dependencias, tales como lugares de culto, teatros, viviendas, y un largo etcétera. Originalmente construido para uso y disfrute de la familia real, actualmente está abierto al público como lugar de recreo y centro de atracción turística, gracias a su belleza y su buen estado de conservación.

Entre sus más interesantes construcciones está el Gran Corredor, un paseo techado de 750 metros, y que servía para que la emperatriz pudiese disfrutar de largos paseos, indiferentemente del tiempo que hiciera. Y no sólo se trata de un capricho real, sino que además está adornado con miles de escenas pintadas en su techo, que narran diferentes episodios de la historia de China. Su recorrido simboliza el paso del tiempo durante un año, siendo sus cuatro rotondas la representación de las diferentes estaciones.

Una de las más impresionantes construcciones que alberga es el Barco de Mármol, hecho principalmente de mármol y cristal, con estructura de madera. Tan lujosa nave (e inservible para navegar por su peso) era utilizada con frecuencia por la emperatriz para la celebración de fiestas. Aunque nos pueda maravillar tal detalle, el Barco de Mármol fue construido con el dinero que de debía destinar a renovar la flota de China, cambiando muchos barcos útiles por uno prácticamente inútil. Durante su época fue considerado como un síntoma de la decadencia y el despilfarro de la familia real.

Otra de las maravillas que guarda el Palacio de Verano es el llamado Puente de los 17 Arcos, y que va desde la orilla hasta una pequeña isla en el interior del lago, la isla de Nanhu. A los largo de sus cerca de 150 metros nos veremos rodeados por nada menos que 540 esculturas de leones, representados en diferentes actitudes.

Año de inclusión en la lista de Patrimonios: 1998
Lugar: junto al lago Kunming
País: República Popular de China
Otros Patrimonios de China: Patrimonios de la Humanidad en China

Foto vía: arqhys