- Patrimonios de la Humanidad - https://patrimoniosdelahumanidad.com -

El Monasterio de Horezu, tesoro rumano

Quizá no fuera el objetivo del príncipe Constantin Brancovenau en el momento de la construcción de este monasterio, allá por 1690, pero lo cierto es que esta obra arquitectónica tardaría tan sólo 300 años después de su finalización (1693) en convertirse en parte de la selecta lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco, por ser considerada, entre otras cosas, como la obra maestra del estilo Brancoveanu.

El Monasterio de Horezu es un precioso edificio religioso lleno de belleza. Un lugar admirado por el turismo internacional gracias a los detalles escultóricos de su fachada, sus composiciones religiosas, sus retratos, pinturas y su extensa y completa biblioteca, con ediciones manuscritas del siglo XVI.

Es evidente que éste se ha convertido en una referencia monástica en toda Rumania, además de enamorar y sorprender fuera de sus fronteras; y es que pocos edificios en este hermoso país gozan de tanta pureza arquitectónica y equilibrio en sus formas.

Otras de las razones por las que el Monasterio de Horezu ha recibido tan digno galardón, ha sido la escuela de iconos y pinturas murales que se estableció entre sus muros en el siglo XVIII. Una escuela famosa en toda la región de los Balcanes que perfiló este lugar como un centro importante de difusión de ideas y conocimientos culturales.

A pesar de su estado actual, cabe destacar que la historia no siempre fue agradable con tan magna construcción. Lo cierto es que esta historia dejó huellas bastante lamentables en su fachada, debido principalmente a la guerra de 1787 que terminó por destrozar el tejado de la torre principal así como varias vidrieras y estatuas. Un poco más tarde, en 1821, el monasterio sería relegado a centro de provisiones, dejando por tanto que el mismo se deteriorara un poco más.

Aun teniendo esas cicatrices, lo cierto es que las tareas de restauración han conseguido recuperar sus líneas originales. A pesar de que se hicieron cambios evidentes, que sustituirían gran parte de sus elementos iniciales, lo cierto es que el estado actual es impecable.

Hoy por hoy podemos decir que este monasterio es una de las visitas más imprescindibles de Rumanía, gracias a su valor histórico, arquitectónico y artístico.

EL MONASTERIO DE HOREZU

Foto vía: Cristian Chirita