- Patrimonios de la Humanidad - https://patrimoniosdelahumanidad.com -

Reserva de la Biosfera del Bosque Mbaracayú

El Bosque Atlántico, o Mata Atlántica, un ecosistema altamente vulnerable que abarca Argentina, Brasil y Paraguay, se encuentra entre los 200 ecosistemas identificados en el mundo los más representativos del planeta.

Para saberlo todo acerca del Bosque Atlántico, lo mejor es visitar la Reserva del Mbaracayú, casi 65.000 hectáreas representativas de dos ecosistemas cuya conservación es prioritaria a nivel planetario: el Bosque Atlántico Interior o Selva Paranaense, que forma parte del Bosque Atlántico, que se encuentra principalmente en la costa atlántica brasileña, noreste argentino y este de Paraguay, y el “cerrado”, en la parte noreste de esta reserva que es compartida con Brasil. Es el hogar de especies de alto valor ecológico y económico, como la prestigiosa Ilex paraguarienses o más sencillamente la “yerba mate”, casi una bebida nacional en Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay.

El bosque subtropical húmedo se desarrolla en suelos frágiles y arenosos, con ejemplares que alcanzan hasta los 35 metros de altura. Es el hogar de muchas especies botánicas y animales amenazadas de extinción, como el felino emblemático de la región: el yaguareté (Panthera onca). También otros como el tatú carreta que nos acompaña desde tiempos inmemoriales. Todo esto enmarcado por el vibrante canto y colorido de aves como el Gua’a pytá o Papagayo Rojo, el Yruvú ruvichá o Buitre Real y el casi extinguido Pájaro Campana, símbolo de la región e inmortalizado en una canción popular.

Hay mucho para ver y hacer en la Reserva de la Biosfera del Bosque Mbaracayú. Es un lugar ideal para ir con niños, que podrán experimentar la vida en la huerta, preparando almácigos, trasplantando plantines, regando y sacando las hierbas malas, y también aprendiendo a cuidar los animales de la granja como vacas, pollos, gallinas y cerdos. Los senderos para caminatas son relativamente cortos, de dificultad media, para toda la familia, y llevan hasta preciosos ecosistemas y miradores de alto voltaje escénico.

Si lo prefieren pueden recorrer la reserva en bicicletas que podrán alquilar en la misma reserva, realizar un paseo en canoa para apreciar la naturaleza desde el agua, y llegar hasta el Salto Carapá, una impresionante cascada de más de 40 metros de altura.  Si la idea es quedarse, pueden hospedarse en la comunidad local, que propicia un fructífero intercambio cultural.

Información práctica de la Reserva de la Biosfera del Bosque Mbaracayu

Foto vía: Fundación Moisés Bertoni